Análisis Monitor Viewsonic XG2703-GS

El ViewSonic XG2703-GS es un monitor de 27 pulgadas IPS que ofrece una resolución QHD de 2560 x 1440 pixeles. El tiempo de respuesta se coloca en los 4 ms y la tasa de refresco antes de mencionada de 165 Hz, cuando el estándar está marcando son los 144 Hz.

En el caso de este modelo en particular, se apuesta por la tecnología Nvidia G-SYNC, en lugar de AMD FreeSync que existe en otros modelos de la marca. También posee un concentrador de cuatro puertos USB (dos 2.0 y dos 3.0), un puerto HDMI 1.4 y un puerto DisplayPort 1.2a, que serán fundamentales para los 165Hz de refresco que ofrece la pantalla. Arroja un consumo máximo de 48W, es ajustable en altura, se puede inclinar, rotar, tiene unas dimensiones de 624.4 x 532.4 x 250.4 mm pesando 7 kg.

En cuanto a ergonomía, el ViewSonic XG2703-GS tampoco descuida este aspecto , se puede ajustar la altura, inclinación, pivotación y el giro para ubicar la pantalla de la forma que se te parezca.

En el video presentación de este nuevo monitor, se puede entender que está creado específicamente para el jugador entusiasta que quiere la mejor calidad y le importa poco el precio. El precio oficial del ViewSonic XG2703-GS es de aproximadamente $720 dolares (en Chile $637.840 CLP en SPDigital)

Diseño

A continuación revisaremos el diseño de este XG2703-GS.

Sus 27″ se hacen notar, manteniendo la apariencia de toda la línea XG – gamer – de Viewsonic, este XG2703 destaca con su borde de color verde, para hacer juego con que posee soporte para NVIDIA G-Sync(?).

La pantalla posee una capa antiglare encima, lo que evita que tengamos reflejos molestos si recibimos luz directa.

Por el costado se aprecia su forma, al ser un monitor orientado al segmento gamer, este no se preocupa de ser extremadamente delgado, sino que se preocupa de ofrecer características y funcionalidades que este exigente segmento de público pide y demanda.

La base y pedestal permiten rotar el monitor en 90º y además regularlo en altura, todo para que uno se sienta muy cómodo a la hora de utilizarlo.

Para quienes gustan de colgar sus audífonos, tenemos un pequeño gancho que puede ser ocultado si no lo necesitamos. En el costado izquierdo tenemos los botones para el menú OSD, además de los puertos de conexión laterales.

Estos 2 puertos USB 2.0 sirven como HUB por lo que podemos conectar un flashdrive, asi como cargar nuestro celular, o lo que queramos.

En la parte baja y atrás, tenemos mas conectores, en un costado tenemos 2 puertos USB 3.0, además de un puerto USB 3.0 upstream, junto a estos se tiene el conector de poder (con transformador). Al costado derecho se tiene un puerto serial para servicio, DisplayPort 1.2a (con soporte para G-Sync), HDMI 1.4 y un jack 3.5mm para audífonos.

La estética es bien simple pero bastante ‘gamer’.

Especificaciones

  • Tamaño Pantalla: 27 inches
  • Panel:  AU Optronics M270DAN02.3 AHVA (Advanced Hyper Viewing Angle) LCD, IPS.
  • Resolución Nativa: 2560 x 1440
  • Brillo máximo: 350 cd/m²
  • Colour : 16.7 million (8-bits per subpixel without dithering)
  • Response time (G2G): 4ms
  • Refresh rate: 165Hz (variable, con G-SYNC)
  • Peso: 7kg
  • Contrast ratio: 1,000:1
  • Ángulo de Visión: 178º horizontal, 178º vertical
  • Consumo: 48W
  • Backlight: WLED (White Light Emitting Diode)
  • MSRP: $720 USD

 

Experiencia de Uso y Palabras Finales

Como en todas las pruebas de monitores, este Viewsonic se utilizó para todo tipo de tareas, ya sean de ofimática, así como su función principal, que es con juegos.

Lo primero que revisamos es la forma y disposición de los pixeles de este panel IPS.

Como se mencionó anteriormente, se usa una superficie de pantalla antiglare mate en este monitor. El hecho de que sea ligero (baja turbiadez) también ayuda a mejorar el potencial de vibración del monitor, proporcionando un rendimiento superior en este aspecto sobre las superficies de pantalla mate “más resistentes”. También ofrece buenas características de manejo del deslumbramiento, evitando reflejos agudos como los que vería en una pantalla brillante.

El diseño de subpixel del monitor es el habitual RGB (rojo, verde y azul), que se muestra arriba. Este es el diseño estándar para los sistemas Mac y Windows, por lo que no es necesario ejecutar ClearType como usuario de Windows o preocuparse por el uso de bordes de texto en los sistemas Mac.

‘Sangrado’ de Luz

Observamos un fondo negro en una habitación oscura y no pudimos ver ningún sangrado de luz de fondo evidente. Como es habitual en los paneles de tipo IPS (AHVA en este caso), existe un “resplandor” plateado o ligeramente amarillo que varía según el ángulo de visión. Esto se puede ver desde una posición de visión normal hacia las esquinas inferiores de la pantalla en particular y no es algo que varíe entre unidades individuales. ‘Florece’ más notablemente desde una variedad de ángulos de visión.

La fotografía de arriba fue tomada desde unos pocos metros atrás y perfectamente central para que este ‘resplandor AHVA’ no fuera capturado, en lugar de ofrecer un reflejo preciso de cómo la uniformidad de la luz de fondo excluyendo este brillo apareció para el contenido oscuro.

En Juegos

En Battlefield 1 (BF1), el monitor presentó un rendimiento de contraste competente. La distinción entre tonos oscuros y claros era buena, mientras que la superficie relativamente lisa de la pantalla no impartía granulación obvia a tonos claros, como cielos brillantes o luces artificiales. El nivel de detalle fue apropiado, en su mayor parte, pero se perdió algo de detalle en las esquinas inferiores de la pantalla en particular. Esto se debe al ‘resplandor AHVA’ antes mencionado, que es más notable cerca de las esquinas inferiores de la pantalla desde una posición de visión normal. Esto comió en detalle y dio un aspecto un poco inundado en escenas oscuras en esta región de la pantalla.

En el lado positivo, la consistencia gamma percibida era fuerte, por lo que a diferencia de los paneles TN, no se obtienen detalles no intencionales adicionales en las áreas oscuras que se encuentran más abajo en la pantalla y una pérdida significativa de detalles en la parte superior de la pantalla.

En Dirt Rally, el contraste volvió a ser bueno en general. El nivel de detalle en las escenas oscuras fue bueno en su mayor parte, aparte de las regiones afectadas por ‘resplandor AHVA’. La atmósfera ciertamente no era tan buena como en los paneles de VA cuando corría en la oscuridad. Aunque hubo ‘resplandor’ no hubo la gama vertical y por lo tanto las inconsistencias de nivel de detalle observadas en los modelos TN.

Los detalles bastante sutiles en el interior del automóvil, como la textura del material de cuero, se veían tan fácilmente en la pantalla como en el centro y más abajo en la pantalla (salvo las regiones antes mencionadas de ‘resplandor’). Los elementos brillantes como los faros de los automóviles y el cielo con luz diurna parecían bastante lisos sin granulosidad obvia, gracias a la superficie mate y lisa de la pantalla.

La reproducción del color fue excelente, con una representación de color vivo pero natural. Esto ayudó a que los entornos dentro del juego se vean como deberían, con buenos tonos marrones terrosos y verdes parecidos a las plantas que eran consistentes en la saturación en toda la pantalla. La variedad de tonos muy parecidos, como una vegetación sutilmente diferente, también fue excelente y ayudó a dar a los objetos de los juegos su propia identidad. Las sombras vibrantes como las llamas naranjas brillantes, las chispas cian de la herramienta de reparación de ingenieros y los elementos HUD amarillos y verdes en los aviones y autos tenían buena profundidad para ellos.

Input Lag

Usando una cámara sensible y una herramienta llamada SMTT 2.0, comparamos la latencia del XG2703-GS con un rango de monitores de latencia conocida. Para maximizar la precisión, se tomaron más de 30 lecturas de repetición. Usando este método, medimos 3.21ms (poco más de 1/2 fotograma a 165Hz) de input lag.

Este valor refleja tanto el elemento de retraso de entrada que ‘ve’ (capacidad de respuesta de píxeles) como el que ‘siente’ (retardo de señal). Indica un retardo de señal extremadamente bajo que no debería molestar incluso a usuarios sensibles. No contamos con los medios para medir con exactitud el retraso de entrada mientras G-SYNC está activo, pero ciertamente se sintió muy bajo con G-SYNC haciendo su trabajo.

G-Sync

G-SYNC es una tecnología de frecuencia de actualización variable que se puede usar en ciertos monitores compatibles (como este ViewSonic XG2703-GS) junto con una GPU Nvidia compatible. En un nivel básico, las pantallas compatibles con G-SYNC como esta, tienen una placa propietaria ‘G-SYNC’ que reemplaza el escalador tradicional y algunos dispositivos electrónicos de asistencia en el monitor. El monitor y la GPU son capaces de comunicarse entre sí para que el monitor varíe su frecuencia de actualización de acuerdo con la velocidad de cuadro que genera la GPU.

Al hacerlo, se elimina el tartamudeo (VSync activado) o desgarro y vibración (VSync apagado) que se produce cuando la frecuencia de actualización y la velocidad de fotogramas no están alineadas. La latencia también se reduce en el entorno de velocidad de fotogramas variable en comparación con VSync activado, pero como se mencionó anteriormente, no contamos con los medios para medir con precisión esta diferencia.

Se probaron una amplia variedad de juegos, incluidos Star Wars Battlefront, GTA V y Tom Clancy’s The Division. Debo decir que G-SYNC siempre hizo lo suyo y fue de gran beneficio para nuestro disfrute del juego. Sin embargo; es importante tener en cuenta que la sensibilidad al desgarro, el temblor y la tartamudez varía. Para algunos usuarios, la tecnología será un verdadero cambio y bastante revolucionario, mientras que otros lo notarán menos.

En general, parece que los usuarios realmente se han acostumbrado a la tecnología y la mayoría de quienes tienen experiencia con ella realmente disfrutan de los beneficios que brinda.

Palabras Finales

Hasta hace relativamente poco tiempo, los usuarios tenían que elegir si querían el buen rendimiento del color de un panel de tipo IPS o la alta velocidad y frecuencia de actualización de un panel TN. O tal vez quería ir en una tangente y optar por el fuerte contraste de un panel VA, con notables imperfecciones en el rendimiento del color y la capacidad de respuesta. El ViewSonic XG2703-GS en su lugar opta por un panel IPS de alta frecuencia de actualización (o más específicamente, AHVA) y lo usa bien.

La reproducción del color fue la esperada de un buen modelo de panel tipo IPS. Con solo un poco de ajuste en el OSD, los colores fueron ricos, variados y muy bien equilibrados. El Gamma ‘out-of-the-box’ también fue muy agradable, con configuraciones de gamma ajustables proporcionadas si así lo desea.

El rendimiento de contraste volvió a ser el esperado para un panel decente tipo IPS. El contraste estático fue decente, aún ligeramente superior a 1000: 1, incluso después de varios ajustes en los canales de color según nuestra ‘Configuración de prueba’. La consistencia gamma, ayudada por un gran rendimiento en el ángulo de visión, también significaba que las escenas oscuras no sufrían los obvios detalles extra más abajo en la pantalla y la evidente falta de detalles en la parte superior de la pantalla. Sin embargo, como es habitual en un panel de tipo IPS, hubo cierto grado de “brillo” (o más correctamente, “brillo AHVA”) que afectó la visibilidad. Esto consumió parte de los detalles en escenas oscuras, particularmente hacia las esquinas inferiores de la pantalla si se observa desde una posición de visión normal.

La receptividad fue, en general, excelente en este modelo. Proporcionó un rendimiento muy competente a una frecuencia de actualización de hasta 165Hz, sin ninguna degradación apreciable u observable en la calidad de imagen en comparación con frecuencias de actualización más bajas, como 60Hz. La capacidad de respuesta de píxeles fue un poco más débil que en las alternativas de TN rápidas.

El ‘blur’ percibido se mantuvo bajo y se combinó con un retraso de entrada muy bajo para una excelente “sensación de conexión”. Además de esto, Nvidia G-SYNC fue totalmente compatible, haciendo lo suyo para deshacerse de la rotura y el tartamudeo de los desajustes de la frecuencia de refresco y el fotograma. Además de esto, es ULMB compatible con GPU Nvidia compatibles. Si bien esto funcionó y redujo la percepción borrosa masivamente, sí produjo un sobremuestreo bastante fuerte, más fuerte de lo que hemos visto en las alternativas de TN.

En general, sin duda hay mucho que me gusta de este monitor. Al igual que con cualquier pantalla, no es perfecta, y no es el caso de que sea mejor en todos los aspectos que los modelos de la competencia. Pero a su favor, te ofrece una reproducción atractiva del color con una gran capacidad de respuesta y un contraste decente.

En muchos sentidos, es un excelente monitor ‘todoterreno‘ que se puede utilizar para una variedad de tareas, de ser tan útil para un fotógrafo o editor de video, como para un jugador de FPS. Esa es una combinación bastante rara de capacidades para tener desde un monitor y una que vale la pena probar, especialmente si puede obtener la pantalla desde algún lado con una buena política de devoluciones.

¿Lo recomendaría?

Pero claro que sí!

Review ASUS ROG Sheath y Cerberus Mouse Pad.
Análisis Fuente de Poder Corsair TX 850M (80Plus Gold)
  • kuriru

    buen análisis y buena máquina, y con ese precio esta inalcanzable para la mayoría, pero yo creo que no es el momento para lanzarse con una adquisición de ese calibre ($) ya que estamos en un momento de transito al 4K, onda lo que paso con el 720p y el 1080p,
    para el próximo año se alcanzara el 4K 144hz en los paneles IPS o PLS.