fbpx
Image default
Actualidad Artículos Tecnología

Ley de Eficiencia Energética: en su primer año, los sistemas de ventilación toman el protagonismo

A un año de la aprobación de la ley de Eficiencia Energética, que posicionó a Chile como uno de los países pioneros en la región, es necesario seguir trabajando en su aplicación.

Esta ley tiene como objetivo reducir los impactos negativos asociados al desarrollo energético, respondiendo al mismo tiempo a los requerimientos de energía por parte de la población y los sectores productivos.

La ley, promulgada en enero del 2021, determina estándares en eficiencia energética residencial, en la construcción y el transporte, así como también regula ciudades inteligentes, sectores productivos y el ámbito de la educación.

equivale a evitar el recorrido anual de 15,8 millones de vehículos livianos

Aplicando adecuadamente las medidas contempladas en esta ley, al 2030 se conseguirá una reducción de intensidad energética del 10%, un ahorro acumulado de US$15.200 millones y una reducción de 28,6 millones Ton CO2. Esto equivale a evitar el recorrido anual de 15,8 millones de vehículos livianos o a la absorción anual de 1,8 millones de hectáreas de bosque nativo.

A su vez, su aplicación es sumamente importante ya que establece el marco regulatorio que permitirá alcanzar la carbono neutralidad en el mediano plazo (2050).

Si bien se hicieron avances, queda mucho camino para alcanzar estas metas. Febrero del 2023 marcará un hito en este sentido: empezará a regir la obligatoriedad de certificación de todas las viviendas nuevas, para lo cual deberán contar con sistemas de ventilación como ítem indispensable para asegurar una correcta calidad del aire interior de las mismas.

La capacidad de contar con un sistema de Ventilación Eficiente permite asegurar la calidad de aire interior

En esta línea, la ventilación eficiente -ingreso de aire controlado y limpio al interior de la vivienda cumpliendo con la normativa a nivel nacional NCh 3308 y NCh 3309– pasa a jugar un papel fundamental. La capacidad de contar con un sistema de Ventilación Eficiente permite asegurar la calidad de aire interior, sin presencia de humedad y restringiendo el paso de material particulado, es decir, aire sin contaminación. Además, es importante destacar que la incorporación de un sistema de ventilación permite una mejor circulación del aire, haciendo los espacios de la vivienda más seguros y menos riesgoso ante la posibilidad de contagio con Covid-19 y otras enfermedades respiratorias

Si bien el proceso de calificación implica una inversión adicional tanto para el rubro inmobiliario, como para los propietarios de las viviendas, es necesario comprender que su aplicación ayudará a disminuir el consumo energético de las edificaciones en etapa de uso, compensando su gasto inicial.

El cumplimiento de esta normativa por parte de cada ciudadano, en su vivienda u oficina, repercutirá en un ahorro energético a nivel industrial y público en todos los ámbitos y procesos productivos del país.

 

Columnista Invitado: Jorge Peters G., Gerente de Eficiencia Energética de Jonas.

Posts relacionados

Costo de la energía eléctrica ¿Cómo alcanzar la eficiencia?

Mario Rübke