Review AMD Ryzen 5 2400G y AMD Ryzen 3 2200G [AM4]

Compártelo!

 

Desde unos modelos APU fantasmas que aparecieron a fines del 2016, que AMD no mostraba una actualización a que son sus ejemplares con video combinados. Claramente luego del éxito de Ryzen, AMD tenía que potenciar este tipo de soluciones, la cual sorprende en cierto modo ya que muchos podrían pensar que esta línea de procesadores de AMD vendría con Polaris, pero AMD fue más allá añadiendo al procesador CUs basados en Radeon RX Vega. Durante la CES 2018 Intel enseñó lo que serían sus procesadores con video integrado basados en AMD Radeon, esto pone el mercado un poco más competitivo para AMD, considerando que ha sido pionero en añadir un apartado gráfico más “dedicado” a lo que son procesadores. Veamos que nos trae de nuevo AMD con esta nueva generación de APUs.

Analizando no solo al AMD Ryzen 5 2400G, sino que también al AMD Ryzen 3 2200G, el modelo más pequeño hasta ahora de esta nueva gama. Ambos procesadores traen consigo gráficos basados en Radeon RX Vega con la diferencia de que las unidades o CUs cambia en cada modelo. AMD comienza esta nueva incursión de Ryzen con gráficos con estos 2 modelos, lo que posteriormente no quiere decir que se potencie este segmento con modelos de características más robustas tanto para el apartado del CPU como del GPU.

Arquitectura.

 

En cuanto a lo que es el rendimiento de la microarquitectura Zen, este representa un salto cuántico en la capacidad de ejecución del núcleo frente a los diseños de escritorio anteriores de AMD. Cabe destacar que la arquitectura Zen presenta una ventana de programación de instrucciones más grande 1.75X y un ancho y recursos de emisión de 1.5X mayores, este cambio permite a “Zen”. Programar y enviar más trabajo a las unidades de ejecución. Además, un nuevo caché de micro operaciones permite que “Zen” evite el caché L2 y L3 cuando utiliza micro operaciones de acceso frecuente. “Zen” también gana una unidad de predicción basada en redes neuronales que permite que la arquitectura “Zen” sea más inteligente en la preparación de instrucciones y caminos óptimos para el trabajo futuro. Finalmente, las bases de productos en la arquitectura “Zen” pueden utilizar opcionalmente SMT para aumentar la utilización de la línea de cómputo al llenar las burbujas de la línea creadas por la aplicación con un trabajo significativo.

Uno de cambios son las revisiones principales de la jerarquía de caché con instrucciones dedicadas en 32K caché de datos L1, 512 KB de caché L2 dedicada por núcleo y hasta 8 MB de caché L3 compartidos en cuatro núcleos. Este caché se complementa con un sofisticado prebuscador de aprendizaje que especulativamente aprovecha los datos de la aplicación en los cachés para que estén disponibles para su ejecución inmediata. En conjunto, estos cambios establecen un caché de nivel más bajo en lo más cercano al núcleo, que compensa hasta 5 veces más ancho de banda de caché en un núcleo.

Además de adoptar el proceso FinFET de 14 nm más eficiente en términos de energía, “Raven Ridge” utiliza específicamente una versión de densidad optimizada del proceso GLOBALFOUNDRIES 14nm + FinFET. Esto permite tamaños más pequeños y voltajes operativos más bajos en toda la curva potencia / rendimiento. La arquitectura general “Zen” también incorpora las últimas metodologías de diseño de baja potencia de AMD, tales como: el caché de microoperación mencionado anteriormente para reducir las adquisiciones lejanas de uso intensivo de energía; reloj agresivo que reduce el consumo dinámico de energía en un mínimo uso de la región del núcleo; y un “stack engine” para la generación de direcciones de baja potencia en el despachador.

La escalabilidad en la arquitectura “Zen” comienza con el CPU Complex (CCX), un módulo nativo de cuatro núcleos. Cada CCX tiene 64K L1 I-caché por núcleo, 32K L1 de D-caché por núcleo, 512KB de caché L2 por núcleo y hasta 8 MB de caché L3 compartidas en los núcleos. Cada núcleo dentro de CCX puede opcionalmente ofrecer SMT para capacidades adicionales de subprocesos múltiples.

Mientras tanto, Infinity Fabric es una interfaz/bus flexible y coherente que permite a AMD integrar rápida y eficientemente un sofisticado portafolio de IP en un molde cohesivo. Estas piezas ensambladas pueden utilizar Infinity Fabric para intercambiar datos entre los CCX, la memoria del sistema y otros controladores presentes en el diseño de AMD Ryzen SoC. Infinity Fabric también le da a la arquitectura “Zen” poderosas capacidades de comando y control, estableciendo un circuito de retroalimentación sensible que permite estimaciones en tiempo real y ajustes de voltaje central, temperatura, consumo de energía del zócalo, velocidad de reloj y más.

 

Especificaciones.

 AMD Ryzen 5 2400GAMD Ryzen 3 2200G
CPU Cores4 Cores, 8 Threads (1CCX)4 Cores, 4 Threads (1CCX)
CPU Base Clock3.6 GHz3.5 GHz
CPU Max Boost Clock3.9 GHz3.7 GHz
GPU Cores11 Radeon Vega CUs8 Radeon Vega CUs
CPU ClockHasta 1250MHzHasta 1100MHz
Cache L164K I, 32K D por core64K I, 32K D por core
Cache L2512K por Core
Cache L34 MB4 MB
TDP65W65W
Soporte DRAMHasta DDR4-2933 (Dual Channel)Hasta DDR4-2933 (Dual Channel)
Transistores y tamaño del Die4.94 billion / 209.78 mm24.94 billion / 209.78 mm2
Especificaciones GPURadeon RX Vega 11Radeon RX Vega 8
Precio$ 169$ 109

CPUz Ryzen 3 2200G

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CPUz Ryzen 5 2400G

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tal como se aprecia en la imagen, ambas APU aparecen con 1GB de memoria de video (UMA), este valor puede ser modificado desde la BIOS hasta un valor de 2GB. En un futuro cercano, esta podrá ser configurada hasta 4 o 8GB.

Recordar que esta memoria es reservada del sistema, por lo que se recomienda que contemos con un mínimo de 8GB instalado, para no perder tanto rendimiento.

 

Primera Mirada.

El empaque es bien llamativo, hay que mencionar que AMD desde los primeros Ryzen que el empaque se ha tornado mas vistoso y elegante.

Ambos procesadores lucen igual que cualquier cpu ryzen, salvo su nombre no hay mayor diferencia con cualquier otro cpu ryzen de la actualidad. Recordar que a diferencia de los anteriores APU, estos comparten el mismo socket AM4 que los demás procesadores Ryzen.

El cooler incorporado es el Wraith Stealth, destinado para procesadores de 65W, sin RGB.

A diferencia de la versión Spire (RGB), este es integramente fabricado en aluminio, incluyendo la base de contacto, y su tamaño es menor.

Plataforma de Pruebas y Metodología.

Plataforma de pruebas 
CPU- Ryzen 5 2400G
- Ryzen 3 2200G
Placa Madre- MSI B350I PRO AC
Refrigeración- Cooler Stock
Memorias- G.Skill FlareX 3200MHz 2x8GB
Tarejta de video- Radeon RX Vega 11
- Radeon RX Vega 8
Fuente de Poder- Corsair RM1000X
Almacenamiento- Corsair Force MP500 240GB SSD M.2
Monitor- LG 24UD58-B
  • Sistema operativo Windows 10 Pro x64.
  • Las pruebas fueron realizadas en un ambiente con temperatura de 25ºC aproximadamente.
  • La plataforma fue utilizada sin gabinete.
  • Los drivers utilizados para los AMD Ryzen 5 2400G y Ryzen 3 2200G son los drivers de lanzamiento: 23.20.823.0
  • Las resoluciones de las pruebas sintéticas son las predeterminadas por cada uno de los benchmarks.
  • Las resoluciones de las pruebas reales son de 1920×1080 con todos los gráficos al máximo disponibles en cada juego.

 

Pruebas 2D.

Pruebas 3D.

 

Temperatura.

Utilizando la refrigeración stock, le dejamos la temperatura en 3 estados del procesador, IDLE, LOAD y LOAD bajo OC (en el apartado de overclocking le dejamos los parametros ocupados).

 

Siendo que la solución más básica de refrigeración stock sea parte de estos APUs, la temperatura tanto del Ryzen 3 como el Ryzen 5 no excede lo normal para procesadores como estos, bajo overclocking no muestra temperaturas que superen los 80ºC salvo en cierto picks aislados, que pueden ser ajustados con el voltaje.

Overclocking.

Pese a ser un APU nos animamos en darle cabida a lo que es el overclocking para estos procesadores. Con una configuración de 3.9 GHz tanto para el Ryzen 5 y Ryzen 3 podemos alcanzar un rendimiento 2D de un 6% aproximadamente, esto sin modificar valores más allá del multiplicador. Un overclocking básico para cualquier tipo de usuario que pueda dominar la BIOS en plataformas AM4.

Así como lo hemos visto con APUs previos, el aplicar overclocking disminuye el rendimiento grafico del APU, esto se debe a que el GPU es un elemento muy sensible a la temperatura, es una de las deficiencias que tienen este tipo de soluciones, sin embargo llegar a herramientas como es el overclocking a plataformas como estas no es muy apropiado, considerando que apuntan a una plataforma de tamaño reducido con lo que probablemente la refrigeración será pobre. Ahora a todos nos gustaría que fuera diferente pero ya sería pedir mucho, si ya físicamente el procesador es bastante denso en lo que ha componentes se refiere.

 

Conclusión.

La serie de procesadores APU para AMD siempre ha sido un mercado en el que siempre logra superar con gran ventaja a la competencia por su apartado gráfico, esto hasta que se conoció Ryzen. Los primeros APUs al estar basados en arquitectura previa a Ryzen eran un problema a lo que rendimiento 2D y temperatura se refiere, factores que para los usuarios no les era muy apetecible este tipo de procesadores, incluso aunque su apartado gráfico fuera superior que la competencia. Para esta generación de APUs estos inconvenientes ya no están presentes, podemos ver un procesador bien logrado, sólido y robusto tanto en su aspecto gráfico como de cómputo. El cambio en el apartado de computo en estos Ryzen 5 y 3 a diferencia de lo que eran los APUs antiguamente le dio vitalidad al procesador, además de estabilidad, algo difícil de alcanzar en las generaciones pasadas por factores de temperatura y la ineficiencia de la arquitectura (rondaban los 1.35 – 1.4V) daban una experiencia muy inestable para los usuarios.

AMD ha hecho un gran trabajo en unificar la plataforma AM3+ y FM2+ al dejar en AM4 ambos procesadores característicos de cada plataforma. Esto permite a los usuarios escalar dentro de la gama de procesadores sin cambiar la placa madre, lo que antes AMD dividió en 3 plataformas (AM1 – FM2+ -AM3+). Si bien existen las plataformas TR2, sabemos muy bien las enormes diferencias existentes entre procesadores AM4 y TR4.

Con los resultados obtenidos sin duda, los Ryzen 5 2400G y Ryzen 3 2200G son ejemplos reales de la esencia que AMD ha logrado presentar en el mercado de los procesadores, el precio-rendimiento de estos procesadores son una opción muy competitiva frente a plataformas que en Intel debes considerar tanto el procesador como una tarjeta de video dedicada (alrededor de una GT1030). Dentro de la historia AMD ha logrado entregar un rendimiento muy similar en Intel + una GPU Nvidia de entrada, lo que ahora realmente ataca no tan solo el sector gráfico de una plataforma en Intel, sino que también al lado de computo gracias al potencial que AMD Ryzen ha logrado desarrollar.

 

 

 

The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia sale a la venta
La importancia de la señalización digital