fbpx
Image default
ArtículosTecnología

Columna: La IA permite una infraestructura más eficiente y con menos fallos

La pandemia desencadenó la aceleración de los procesos de digitalización de muchas compañías, a medida que las empresas y consumidores trasladaron sus actividades cotidianas al espacio digital con el fin de cumplir con las medidas de distanciamiento social y las regulaciones de salud.

De esta manera, la infraestructura digital crítica del mundo ha adquirido una mayor relevancia, incluidos los centros de datos. Sin embargo, en medio de todo esto, se ha observado un resurgimiento de esa antigua pregunta que determina si la Inteligencia Artificial (IA) es necesaria para enfrentar los nuevos desafíos de la demanda. Incluso ir más allá, viendo si es factible que ésta vaya de la mano a los requerimientos de sostenibilidad que se exigen a nivel mundial.

El ahorro en el consumo energético es una prioridad del futuro de los data centers. ¿En qué aportaría la IA en este objetivo?

Un informe realizado por McKinsey destaca que la IA amplía el potencial de ahorros energéticos en toda la red, gracias a su “capacidad de analizar enormes volúmenes de datos relacionados con los patrones de tráfico, la demanda en tiempo real y la disponibilidad de los recursos de red, los cuales permiten decisiones rápidas y automatizadas sobre cuáles partes del sistema pueden ponerse en modo de suspensión o apagarse”.

El mismo informe señala que las herramientas de ahorro energético alimentadas por la IA, pueden generar ahorros operativos del 5-7% y reducir los costos energéticos en un 5% por medio de la calibración automática y continua de las plantas de enfriamiento, las bombas y los ventiladores.

Sin embargo, la IA no solo ofrece los beneficios de la gestión energética del centro de datos; al procesar grandes volúmenes de datos en tiempo real, también permite la detección de fallos y la predicción de cortes eléctricos, y facilita la intervención técnica. Esto hace que sea fundamental para garantizar la continuidad operativa de la infraestructura.

En términos de continuidad operativa, ¿cómo la IA hace que los equipos de los centros de datos sean más productivos y eviten los cortes eléctricos?

Un informe realizado por el Ponemon Institute en 2021, muestra que “los centros de datos Core experimentaron un promedio de 2,4 cortes eléctricos por año en las instalaciones con una duración promedio de más de dos horas (138 minutos). Esto se suma a los casi 10 periodos de inactividad anuales aislados para elegir racks o servidores”.

En ese sentido, y de acuerdo con el Uptime Institute, el 76% de estos eventos puede evitarse con las herramientas adecuadas. Las capacidades de la IA de monitorear la infraestructura, detectar fallos potenciales y corregirlos de forma remota, contribuyen con la disponibilidad de la red.

La IA puede ser una valiosa herramienta para lograr el mantenimiento con base en el análisis de datos y para detectar los problemas potenciales en el equipo, incluso antes de que se conviertan en un problema. Un servicio de este tipo permite una reducción en el reconocimiento y la atención prestada a un fallo, lo cual implica una menor indisponibilidad del centro de datos.

¿Qué valor agregado entrega la IA a los data centers?

Con respecto a la infraestructura de potencia, los servicios predictivos pueden ayudar a generar una evaluación del equipo e identificar la correlación entre los eventos aislados que podrían ocasionar un corte eléctrico. Además, pueden monitorear el ciclo de vida del equipo y prever los cambios necesarios para que la carga crítica no sufra.

Vertiv considera a la IA fundamental para el monitoreo remoto durante las 24 horas y los 7 días de la semana, lo que permite un aprendizaje automático con visibilidad, análisis y diagnóstico.

El valor de la Inteligencia Artificial en los centros de datos radica en la prevención de eventos y en la reducción del tiempo de respuesta en situaciones de fallos. De manera similar, una infraestructura más eficiente y con menos fallos también contribuye con la reducción de la huella de carbono. Encontrar las herramientas y socios adecuados puede ayudarle a alcanzar ambos objetivos.

 

Columnista Invitado: Francisco Sales, Director de Servicios en Vertiv Latinoamérica

Posts relacionados

Intel presenta las CPU y GPU de la serie MAX con Sapphire Rapids-HBM y Ponte Vecchio

Mario Rübke

La opticalización de las redes es un paso clave para los Hospitales 4.0

Mario Rübke

40% de las empresas en LATAM utilizan Inteligencia Artificial

Mario Rübke