fbpx
Image default
Actualidad Internet

Opinión: El Fin del Mundo (segunda parte)

"El Grito" de Munch

Segunda entrega semanal de este extraño relato de aventuras, amor, espionaje, traición y humor. Continuando con el hilo de la historia, esta semana revisaremos uno de los hechos más importantes de la historia moderna y como cambió todos los ámbitos de la vida en todo el mundo. Estamos hablando del 11 de septiembre de 2001.

Segundo Acto: El Juego del Miedo

 

Vamos a adelantar un poco la lata de repetir toda la historia de la creación de Internet, de sus principales protagonistas y datos curiosos que no revisten mucho interés para el tema de fondo, eso si, vamos a “recordarle” a los estimados lectores algunos conceptos básicos, para ir avanzando y sopesando todas las decisiones que se han ido adoptando en el desarrollo de la Red de Redes.

Internet se originó en EU y prácticamente el control de los grandes nodos se mantiene inamovible hasta el día de hoy.

Para EU, el control sobre Internet significa poder. Un poder imposible de cuantificar. Es un servicio al que todos necesitan acceso y por lo tanto se transforma en un bien muy codiciado.

Torres Gemelas

El 11 de septiembre de 2001 cambió todo para siempre. Cuando digo todo, me refiero a prácticamente la totalidad de la actividad humana. Dejando de lado verdades, mentiras y teorías de conspiración me voy a enfocar en el efecto inmediato que produjo: MIEDO. Y lo digo en mayúsculas ya que realmente comenzamos a funcionar motivados por el miedo. Para los gobiernos fue perfecto, tenían un nuevo método de control de masas gratuito, el que nunca habían logrado instaurar efectivamente y por plazos tan prolongados.

Fue efectivamente el miedo el ingrediente final que logró inclinar la balanza desde un discreto golpecito en la mesa (léase recorte de libertades civiles) a lo que fue patear la mesa, partirla con un hacha y luego quemarla. El “atentado a las Torres Gemelas” le abrió a Bush y sus amigos una carretera de 4 pistas para poder modificar, doblar y romper todas las más queridas y defendidas libertades de los Norteamericanos. Una de las pocas cosas de las que podían estar legítimamente orgullosos fue destruida de la noche a la mañana. El miedo era el ariete contra cualquier resistencia que podían encontrar, y la ignorancia y el conformismo fueron el campo fértil que ayudó a la concreción de todas estas atrocidades.

Volviendo al tema inicial, creo es importante repetir estos datos que más allá de anecdóticos, son los pilares mismos del clima que se vive en la actualidad.

Primero se introdujo la famosa Patriot Act, cuyas modificaciones más destacadas fueron los poderes que se concedieron al Presidente y las nuevas reglas de seguridad nacional. Desde “se presume inocente hasta que se demuestre lo contrario”, pasamos a “todos son culpables de lo que podrían llegar a cometer”, quizás, algún día, eventualmente, a veces, gracias.

Gracias al Patriot Act, ya no es necesario pedir autorización judicial para investigar a un sospechoso, esto incluye registros telefónicos, grabaciones, datos de navegación, cuentas bancarias hasta el papel higiénico que usa.

Luego todos los ciudadanos del mundo nos volvimos sospechosos. Controles de identidad para entrar a Estados Unidos. Luego los otros gobiernos vieron su gran oportunidad de importar el miedo, y al igual que una plaga maligna, esta enfermedad llamada miedo se extendió por todo el mundo como la verdadera gran epidemia de nuestra historia. Esto permitió a todos los países unirse a la llamada “guerra contra el terrorismo”. Un Madrid y un Londres servían para recordar que el peligro se mantenía latente y que la guerra todavía no terminaba. Todo acto insurgente era terrorismo y servía para justificar todas las medidas sucias que perpetraban los gobiernos en pos de la seguridad ciudadana, pero al mismo tiempo, todos somos sospechosos. He ahí la paradoja: nos quitaron la libertad para asegurárnosla.

Todos somos Terroristas

Una vez que los gobiernos se fortalecieron frente al pueblo, comenzaron a avanzar en otras áreas de nuestra vida diaria. Recortes en presupuesto de salud, educación, servicios sociales, aumento en presupuesto militar, mayores libertades para los banqueros, etc, y finalmente dentro de todos estas pérdidas encontramos a los derechos de autor.

La próxima semana revisaremos como surgió la resistencia a estas medidas y la batalla campal que hasta el día de hoy se libra en cada tribunal del mundo.

Ver también:

La Doctrina del Shock Muy recomendado (no es teoría de conspiración tipo Salfate)

Posts relacionados

Llega 8.8 Lovelace: La conferencia de Ciberseguridad para mujeres

Mario Rübke

Linksys Lanza Linksys Cloud Manager 2.0

Mario Rübke

Se revela el nuevo LEGO Technic McLaren Senna GTR

Mario Rübke