​Salud digital en Chile: diagnóstico y tratamiento

Los avances en tecnología a nivel mundial nos han permitido progresar en áreas clave para la población, como la salud. Es aquí en donde hemos podido ver cambios significativos que apuntan, además de encontrar nuevos tratamientos a enfermedades crónicas -en el caso específico de la ciencia- a aspectos importantes como entregar una mejor atención o la alimentación de un ecosistema en donde tanto doctores como pacientes puedan acceder de forma rápida a historiales, diagnósticos, exámenes o tratamientos.

A pesar de los avances en los últimos años, que se traducen en la adopción de diversas soluciones para la atención de enfermos y una robusta conectividad entre diferentes centros de atención, entre otros, el proceso de transformación digital que la salud en Chile requiere, es un trabajo mucho más profundo. Un desafío pendiente en esta materia es alcanzar una mayor interoperabilidad, por ejemplo, entre las instituciones de salud. Esto se traduce en accesos remotos fáciles y rápidos para acceder a información clave de un tratamiento o de exámenes radiológicos, por ejemplo.

Una transformación digital óptima en el área de la Salud permitirá seguir mejorando aspectos claves, como el tiempo de atención de los pacientes, la entrega de exámenes clínicos, el acceso a radiografías e imágenes de todo tipo, consultar historiales clínicos de forma remota en cualquier momento, corregir tratamientos y medicaciones si el facultativo a cargo así lo determina, entre muchos otros. Estamos hablando de una mayor calidad de vida para miles de millones de personas en todo el mundo, al igual que en Chile, en donde existen avances importantes en cuanto a digitalización médica.

Para alcanzar este punto de automatización, no sólo podemos quedarnos en buenas intenciones ni el sueño de lo que buscamos alcanzar. Necesitamos de una infraestructura tecnológica que soporte este cambio, que permita tener los datos virtualizados, que haga posible entregarlos a cualquier tipo de dispositivo y que entregue las condiciones de confianza y seguridad necesarias para que funcione de manera óptima. También, a nivel macro, de una legislación que contemple aspectos sensibles, como la Política Nacional de Ciberseguridad, que permitirá crear un marco en donde los datos de pacientes serán debidamente resguardados, sin temores de hackeos o fugas que puedan llegar a manos indeseadas.

Lo anterior, sumado a una cultura organizacional abierta y receptiva a los cambios, a esta cirugía mayor que buscamos hacer a la Salud en Chile, permitirá que aquellos aspectos en donde la tecnología ha demorado en instalarse, pueda hacerlo de forma rápida y óptima.

Tenemos grandes desafíos por delante y el proyecto del Programa de Salud + Desarrollo, que busca tener acceso a un historial clínico por paciente para el año 2020, es uno de ellos. De acuerdo a cifras de IDC, hacia ese mismo año, el 40% de las 3000 principales empresas latinoamericanas verán que la mayoría de sus negocios dependen de su capacidad para crear productos, servicios y experiencias mejoradas digitalmente. También, que un tercio de las empresas de Ciencias de la Salud y de las compañías de productos de consumo iniciarán el desarrollo de los primeros productos y servicios que integran firmemente tecnologías de la tercera plataforma que interactúan con el cuerpo humano, dando paso a ofertas de Humanidad Aumentada cada vez más comunes.

El diagnóstico está hecho y el tratamiento, recetado. Sólo queda ver cómo evoluciona este paciente y si logrará adaptarse a los desafíos que ya nos está presentando la tercera década del siglo 21.

 

Columnista Invitado: Marcos Vieyra Feldman, Gerente Comercial de Citrix en Chile.

 

¿Cómo será la empresa del futuro?: Cuatro cambios que traerá consigo la llamada Transformación Digital
CORSAIR lanza la increíble serie LL de ventiladores RGB