En el camino hacia la nube híbrida

Estamos en medio de una tercera Revolución Industrial, que está impulsando enormes cambios en el modo en que vivimos y trabajamos. Capacitados por el aumento tecnológico de la computación, comunicaciones e Internet, este último y perturbador periodo presenta grandes desafíos y oportunidades para las organizaciones. Entre ellos, la nube.

El desafío de la industria de TI es continuar con el progreso sostenido en dirección a un modelo de adaptación de nube híbrida (privada-pública). Las nubes híbridas ofrecen flexibilidad a las empresas y opciones que pueden ayudarles a equilibrar la inversión y los gastos de operación, optimizar el uso de recursos internos y mejorar la respuesta a nuevas necesidades del negocio.

Una arquitectura de nube híbrida a menudo puede dar lugar a un ahorro total de costos en la presencia de demanda variable, incluso si el costo unitario de los servicios en la nube tiene un precio de una prima.

Sin embargo, además de las simples relaciones de cliente en la nube, también hay relaciones de nube en nube- estos prometen beneficios para los clientes y los proveedores de la nube. Eso hace que un cliente sea capaz de adquirir y pagar por la capacidad que necesita, incluso si su proveedor de servicios cloud preferido tiene un temporal “desabastecimiento”. Para permitir esto y escenarios relacionados, los proveedores de la nube deben ser capaces de anunciar los recursos en un sustrato compartido de comunicaciones. La ontología y la semántica de las nubes deben ser capaces de hablar entre sí y tener una comprensión común de las clases de seguridad y cargas de trabajo, que deben ser portátiles.

Hybrid-Cloud

Con el uso estratégico de recursos de nube pública y privada, se pueden ofrecer opciones y flexibilidad a los propietarios de aplicaciones y a los encargados de TI, ayudándoles a obtener altos niveles de performance, agilidad, escalabilidad y eficiencia. Si quiere lograr ese reequilibrio, necesita fijarse en minimizar tiempo, costo y trabajo. Simultáneamente, la agilidad, automatización y elasticidad necesitan aumentar a través del negocio. La nube puede ayudar con esto, acelerando la transformación digital, cambiando las inversiones hacia donde más lo requiera.

Las empresas y las agencias gubernamentales están buscando migrar hacia las nubes híbridas para permitir una mayor simplicidad, multiplicidad de opciones, flexibilidad, reducción de costos, mejorar los SLAs, visibilidad y control. La base de una nube híbrida es una infraestructura virtualizada en la que se pueda instalar la capa de portal de autoservicio, que utiliza la automatización para acelerar la entrega de aplicaciones y servicios. Éstas, pueden ser obtenidas a partir de nubes públicas y privadas, pero todos son presentados a través de un portal de autoservicio. Dicho portal también ofrece la transparencia financiera y la gestión operativa para asegurar que todo el entorno se puede gestionar en los niveles de servicio específicos definidos por el equipo de TI, ya que la empresa sabe qué está pagando y cuánto está pagando.

Hybrid

Las nubes privadas ofrecen acceso rápido, servicios a la carta y funciones de clase empresarial -además de las instalaciones a precio competitivo. Con la conexión de los recursos de la nube pública y privada, TI puede administrar en forma conjunta las aplicaciones tradicionales y de próxima generación de forma coherente, facilitando así mismo el uso del cliente final.

No es sólo la capacidad de utilizar el inventario de un competidor; la nube híbrida promete una variedad de beneficios. Por ejemplo, un proveedor de la nube puede extender su alcance geográfico o convertirse en un operador virtual a través de aumento de la huella, es decir, mediante el aprovechamiento de los recursos físicos, tales como computación, red y almacenamiento en otras regiones geográficas. Un proveedor de la nube puede mejorar su fiabilidad o replicar datos a una instalación operada por otro proveedor de nube. Los clientes pueden aprovechar la dinámica de precios y de mercado para reducir su costo medio esperado.

La importancia de la madurez

Como la interoperabilidad y la transparencia habilitan la flexibilidad entre las nubes pública y privada –y entre las nubes públicas-, el aumento de recursos transformará el modelo hacia una infraestructura de nube híbrida a gran escala.

Image of  Cloud Computing Concept in 3D style
Image of Cloud Computing Concept in 3D style

Aunque todavía esperamos que la red privada continúe alojando buena parte de las aplicaciones, la disponibilidad de una transición sencilla hacia nubes públicas nos brindará un importante recurso de trabajo bajo demanda para ciertos períodos y para aplicaciones que exigen el uso de la nube pública de acuerdo a ciertas necesidades de negocio.

Columnista Invitado: Bruno Domingues, Arquitecto principal de Intel

Sistemas Smart MFP: La mejor combinación entre papel y conectividad
Tarjetas de crédito con Chip y PIN: más seguras, pero no perfectas