Intel rompe su “tick-tock” por primera vez y lanzará Kaby Lake (14nm) en el 2016

Intel por primera vez romperá su modelo de lanzamientos “tick-tock” con el lanzamiento de “Kaby Lake”, que será su tercera generación de procesadores a 14nm, postergando con esto el lanzamiento de sus procesadores “Cannonlake” de 10nm para el 2017.

En efecto, Intel introdujo su modelo de lanzamientos “tick-tock” en el 2006-2007, el cual fue diseñado basándose en los principios de la ley de Gordon Earl Moore (Ley de Moore) creada en 1965 por este científico y que indica que cada dos años es posible la miniaturización de los procesos de manufactura, para duplicar el número de transistores de un chip y hacerlo más rápido. Bajo este contexto, cada “tock” de Intel representa una micro-arquitectura nueva y cada “tick” una miniaturización del proceso de manufactura (previo).

Así lo ha hecho Intel desde el 2006-2007 con los míticos “Conroe” (65nm), los primeros chip basados en la micro-arquitectura Intel Core que representó un “tock” respecto a la arquitectura Netburst (P4 y anteriores) y de paso determinó el posicionamiento definitivo de Intel a la vanguardia de rendimiento (la cual había perdido en manos de AMD con sus Athlon 64). Posteriormente a Conroe llego “Penryn” (tick) reduciendo el proceso de manufactura a 45nm, luego Nehalem (tock) con una nueva micro arquitectura del mismo nombre; siguió con Westmere (tick) y Sandy Bridge (tock) a 32nm; Ivy Bridge (Tick) y Haswell (Tock) a 22nm.

Intel_tick_tock_model_01

Intel_tick_tock_model_02

Pasando a los lanzamientos de los últimos años, Intel ya introdujo al mercado “Broadwell” (tick) a 14nm el 2014 y está por lanzar su nueva micro arquitectura Skylake (tock) a 14nm para inicios de agosto, pero es a contar de aquí donde se produce la rotura del reloj “tick-tock” de Intel. Lo anterior porque luego de Skylake, Intel tenía programado hacer el paso a los 10nm en el 2016 con “Cannonlake”, que representarían un flamante nuevo “tick” y reducción a los 10nm. Pero los planes han cambiado y el propio Director Ejecutivo de Intel Brian Krzanich, ha informado en una reunión con los accionistas de la compañía, que el paso a un proceso de manufactura a 10nm se verá postergado para la segunda mitad del 2017, al menos eso tiene previsto por ahora la compañía.

Ante esta contingencia, Intel hará un lanzamiento “interino” que se ha bautizado como Kaby Lake (nombre que se había filtrado ya desde finales del mes pasado) y que representará de manera inédita -en este hasta ahora ajustado reloj de Intel-, la tercera generación de procesadores fabricados con tecnología de 14nm (luego de Broadwell y Skylake).

No hay muchos detalles técnicos al respecto, pero se supone que Kaby Lake se basará en la arquitectura de Skylake con las mismas mejoras de siempre en consumo y rendimiento, representando otro “tock”, antes del paso a los 10nm. No es oficial, pero según información publicada por otros medios, Kaby Lake debería ser compatible con las placas LGA-1151 y chipsets Intel 100 series para Skylake, vendría también en configuraciones dual y quad-core, soporte para memorias DDR4 en doble canal, GPU de nueva generación con hasta 256 MB de memoria cache integrada al chip y disponible para ediciones móviles, escritorio y otros.

Intel-Kaby-Lake-Processor-SKU-Lineup

El retraso con los 10nm, es un asunto netamente técnico, actualmente Intel ha podido superar (no sin complicaciones) los desafíos tecnológicos que representa cada proceso de manufactura, pudiendo cumplir con cierta regularidad con su modelo de lanzamientos y manteniendo vigente lo que postula la ley de Moore que ya cumple 50 años. Sin embargo, Intel está llegando a los límites físicos y técnicos que le permite la actual tecnología de transistores, específicamente los materiales como el silicio ya están llegando al límite de sus capacidades físicas, por lo tanto, Intel en la actualidad, no está en condiciones de hacer el paso a los 10nm de manera comercial, más allá de los resultados de laboratorios, pues hay limitantes físicas, científicas, técnicas y de diseño que aún debe estudiar y superar.

En un artículo previo ya habíamos comentado algo al respecto, si bien, hace poco IBM logró construir un chip funcional a 7nm, este no está basado sólo en silicio el cual parece que tendrá su techo en los 10nm, y tampoco es un chip totalmente preparado para ser lanzado de manera comercial, más bien un logro de laboratorio (sin restar méritos dese luego), por lo tanto, Intel actualmente solo está en condiciones de seguir exprimiendo sus nodos de 14nm, que tampoco le han sido fáciles de conseguir a la compañía.

Krazanich ha indicado que esto no significa el fin para siempre de su modelo tick-tock, pero las dificultades y cambios en los planes muestran el continuo desafío que impone la ley de Moore y los avances en términos de tecnología a nivel de transistores, ya que los próximos procesadores requerirán de una manufactura mucho más compleja y materiales más “exóticos” para lograr los objetivos trazados por la propia compañía.

 

[Guru3D] [Arstechnica] [Benchlife]

Apple presenta sus nuevos reproductores iPod touch
AMD confirma lanzamiento de la Radeon R9 Nano para Agosto.