Review ASUS GeForce EN9800 GTX

Para muchos, la escena de las tarjetas de video está algo aburrida. Considerando toda la acción que vimos hace 18 meses atrás, con la aparición de la 8va generación GeForce de NVIDIA, la que prácticamente duplicaba el rendimiento de la generación anterior y todo el revuelo mediático que levantó la hiperpublicitada arquitectura R600 de la recién adquirida ATI, que finalmente no resultó ser todo lo poderosa que anunciaban sus infladas especificaciones y que tuvo que mantener competitividad escondiéndose en la trinchera de los precios, el material de desvelo de muchos de nosotros hoy perdió bastante interés.

Aunque para el bolsillo del comprador suena completamente razonable que la lucha se centre en precios más atractivos sin perder poder de procesamiento, muchos "insensatos" entusiastas hoy esperan ansiosos que vuelva a haber otra batalla por el rendimiento. Todo lo que ha ido apareciendo en el último tiempo lo único que ha hecho es aumentar la competitividad por precio; la aún vigente (y excelente opción) 8800GT introdujo el núcleo G92, que abarataba costos por el encogimiento del proceso productivo y que hacía que el rendimiento de las tope de línea anteriores se pusiera al alcance masivo de los jugadores hizo que muchos se ilusionaran con los rumores que comenzaron a circular sobre el brutal performance de la serie 9 próxima a salir. Pero no había mucho para ilusionarse: la familia GeForce 9 no traía ningún cambio arquitectónico grande sobre la serie 8000; sólo el paso a 65nm que daba espacio a seguir subiendo algunos megahertz, los que aún así no estaban demasiado lejos del techo máximo alcanzable. Quizás fue que NVIDIA no debería haber lanzado la 8800GT para reservarse G92 para productos sólo de serie 9 (aunque sin ese lanzamiento hubieran sucumbido ante RV670 que renovaba la gama media-alta), quizás fue que no deberían haber lanzado la serie 9 hasta haber tenido una nueva arquitectura (ya que por parte de AMD no tienen en el corto plazo un producto que compita contra G92)... algo pasó, porque los entusiastas queremos acción y no hay acción por ninguna parte.

Para los que no tienen una VGA quizás sea interesante esta nueva generación, pero para los entusiastas que ya tenían el modelo tope de línea anterior quizás el incentivo vaya más por no perder vigencia que por realmente ganar rendimiento.

Los que vieron el comercial de Petit Fort en su momento recordarán el siguiente diálogo, que cabe como anillo al dedo:

Esposa: ¿Hola mi amor, mucho trabajo?

Esposo: Sí, demasiado. ¿Qué hay de comer?


Esposa: Yummm... unos ricos fritos de espinacas.


Esposo: ¿¡Cómo!? ¿Otra vez lo mismo? ¡Tú nunca me das las cosas que a mi me gustan!


Esposa: Es que a usted hay cosas que le gustan pero no lo alimeeeentan.


Esposo: ¡Me voy a la casa de mi mamá!


Lo malo es que ni la mamá, ni la esposa tienen Petit Fort en esta historia.

Mejor veamos que tiene NVIDIA dentro de la olla para mostrar y tratar de convencernos, sino por el estómago, por el bolsillo.

Indice de Contenidos

  • 6iE.CR

Estás leyendo los contenidos de nuestro antiguo portal, te invitamos a revisar nuestro nuevo sitio.